65.4 F
Raleigh
Wednesday, June 19, 2024

Vía Alterna al Paraíso 4×4

Tienes que leer

Wilson Rogelio Encisohttps://sites.google.com/site/wilsonrogelioenciso/
Chaguaní, Colombia, 4/15 de julio de 1958, profesional en Ciencias Políticas y Administrativas (Administrador público), diplomado y posgraduado en diversas especialidades académicas y de gestión pública. Laboró con el Estado colombiano entre 1978 y 2015 y fue docente universitario de 1986 a 2012. Autor de una saga de veinte novelas, dos en proceso y tres en perspectiva, dos compilaciones de narraciones románticas y relatos que difunde en Revista Latina NC, wrenciso.com y en Escondite Literario Tropical. Novelas publicadas: La iluminada muerte de Marco Aurelio Mancipe, 2016, Con derrotero incierto, 2017, Enfermos del alma, 2018, El frío del olvido, 2019, Matarratón, 2021, El valle de las apariciones – Novela Coral, 2022, Berenice, una mujer feliz, 2022, Sin afán ni olvido, 2023, Historias guardadas, 2023 y ENTROPÍA, 2024. Amé en silencio, y en silencio muero, 2017, es una compilación de narraciones románticas y en Canto Planetario – Hermandad en la Tierra, 2023, participó con un relato ambiental. Wilson Rogelio Enciso es gestor de la iniciativa literaria: Una novela para cada escuela, con la cual busca incentivar la lectura en la juventud. Lleva donadas más de ciento setenta obras de su autoría en bibliotecas y escuelas públicas en Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, República Dominicana, México, Nicaragua, Argentina y España, con entregas personales, la mayoría, con envíos por correo y mediante presentaciones vía Internet.
Vía Alterna al Paraíso 4x4
El Frutal, foto cortesía de Luis F. Sierra

Para la celebración de nuestros cuarentaiséis años de amistad escogimos la finca El Frutal, emprendimiento lúdico de propiedad de uno de nuestros compañeros y amigos: Eliseo Rivera y su gentil como hacendosa esposa señora Maritza, a quienes damos gracias por su recibimiento y hospitalidad.
Nos imaginábamos que este solo era un lugar de descanso, de clima agradable, inmerso en la naturaleza tropical, camino a Mesitas del Colegio. Sin embargo, al llegar y estar aquí las palabras son insuficientes para describir sus paisajes y vistas espectaculares, la orgía de matas en flor, la sinfonía inconclusa de las multicolores y espectaculares aves, el placentero fresco de la brisa en la cara, los fecundos y perfumados cafetales, naranjales, platanales y otros tantos árboles frutales. De ahí el nombre de este pedacito de edén tropical.
Debe ser, seguramente, que por tal prodigio de flora, fauna y paisajística poética el ramal de acceso, una vez se deja la atafagada carretera principal, lleva por nombre: ‘Vía Alterna al Paraíso 4×4’. Vaya que lo es, ¡un paraíso!, porque, además, aquí, tanto los atardeceres como los anocheceres, amigos, son de impacto literario. Mejor, todavía, si uno los observa encaramado en algunas de las inmensas piedras al paso, desde la romántica terraza de la casa o los miradores de ensueño que hay por doquier.

Vía Alterna al Paraíso 4x4
Terraza romántica, foto cortesía de Jorge Bustos

Me imagino que, si nuestro novelista hubiese podido venir a este encuentro de Aeroamigos, de aquí no quisiese salir; menos ahora que, como me contó hace poco, retoca su siguiente novela que publicará pronto. Obra en la cual, hasta donde dejó entrever, es posible que rasgos y pericias de algunos de nosotros aparezcan de trasfigurada manera entre sus personajes de ficción y nostalgia social, incluidos los de Eliberto, quien voló a lontananza en las alas de Ícaro. Algunos de nosotros, si nos buscamos entre las páginas de esa novela… seguramente en varios renglones esquivos algo nuestro nos topemos, que solo nosotros interpretar o asociar podremos.
Aeroamigos, bajo este marco de naturaleza viva, permítanme hacer un sencillo homenaje a nuestro compañero y amigo José María Cuervo, así como a su invaluable y solidaria esposa la señora Yolanda Hernández, por estar a su lado cuidándolo, acompañándolo y amándolo como siempre. José atraviesa un complejo momento de salud, del cual sabemos y esperamos que se recupere pronto. También, sea esta la oportunidad para reconocerle a William Gordillo la ingente labor social que realiza a través de su fundación Nuevo Comienzo, con sede aquí en Mesitas del Colegio; siempre tendiéndoles la mano a los menos favorecidos. William, usted es un ejemplo digno de aplaudir y apoyar. Gracias por lo que hace y seguirá haciendo. Nos enorgullece, enaltece y representa, de verdad.

Vía Alterna al Paraíso 4x4
Idilio rural, foto cortesía de Jorge Bustos

Fue una alborotada muchachada la que llegó a nuestra alma máter aquella mañana de marzo, ¡¡hace ya cuarentaiséis años!!, todos cargados con costalados de ilusiones personales y familiares. Allá nos formamos y obtuvimos herramientas para servirle al país y granjearnos un mejor futuro, más no por ello fácil. Unos y otros, presentes y ausentes, hoy por hoy con méritos y circunstancias de la vida que valen la pena resaltar o merecen nuestra solidaridad, según el caso, como los que he mencionado. Sabemos y en nuestros adentros a cada uno se lo reconocemos.
Aeroamigos, ¡brindemos por estos cuarentaiséis años de amistad! Enorgullezcámonos por cada uno de nosotros y por todos, ¡sin apenarnos por esas lágrimas de oro que veo y siento escapar a través de las ventanas de nuestras sexagenarias almas! ¡Brindemos ahora que, para llegar mientras podamos y adonde queramos ir, lo hacemos sin prisa ni asistencia alguna, la mayoría! Eso sí, todos con la satisfacción del deber cumplido, felices y fraternos, así cada vez nos toque coger, como en esta ocasión, tras dejar la transitada carretera principal de los afanes diarios, carreteables y placas huellas bucólicas y serenas como las que nos permitieron llegar a este inimaginable paraíso, en gracia llamado: El Frutal.

Vía Alterna al Paraíso 4x4
Sendero feliz, foto cortesía de Jorge Bustos

Ahora quiero hablarles de la era que estamos pasando, por no decir ¡padeciendo!, en cuanto a la incidencia y manipulación que tienen las redes hercianas en nuestras vidas y entorno social. Por favor, evitemos, en la medida de lo posible, que esa telaraña digital tan ajena nos enrede y adormezca el seso, confunda el pensamiento, trastoque los sentimientos, enemiste y domine nuestra voluntad en favor de extraños tenebrosos poderosos enconchados en sus fortines de cristal. Sé que es difícil apartarse de ellas e ignorar sus contagiosos como anodinos contenidos, gran parte ponzoñosos, falaces, cuando no letales. Por favor, procuremos pasar más tiempo y compartir con nuestras familias, los nietos y los amigos. Reunámonos, así sea solo para tomar un café de vez en cuando y dejar volar el invaluable cofre de nuestras experiencias y gratos recuerdos… o las anotaciones que a diario nos aparecen por horas de vuelo cumplidas o por las fatigas de material que ni siquiera con hueso duro parece posible remendar, como solía hacerlo Eduardo Yepes en los ochenta por allá en CATAM* con algunas láminas y estructuras de aeronaves más que trajinadas en el ‘Cielo azul de Colombia la grande’.
Miren, de no hacerlo ahora que todavía estamos en condiciones de hacerlo, mañana, tal vez… ¡sea tarde!

Vía Alterna al Paraíso 4x4
Piedra del amor, foto cortesía de Jorge Bustos

Del grupo de Aeroamigos, aunque somos más de setenta y en gran parte leemos los mensajes, pocos interactuamos… aunque sabemos y sentimos que todos estamos ahí, atentos a esa frase, párrafo, foto o video que uno que otro comparte. Pero la mayoría se abstiene de pronunciarse o de ir a la cita a tomar café y ‘tallar’ de lo que sea. Esto, queriéndolo o necesitándolo hacer. Pero, no, ¡callamos! Lo hacemos, quizá, como Enciso lo reitera en sus obras, por esa enfermedad que se expande indómita por el mundo: La nostalgia social que conlleva al enconamiento personal. Una y otra patología aún más fatales cuando quienes las abrigan en sus trajinadas almas transitan las doradas calendas de los sesenta… o algo más.
No, no dejemos que el grupo se desvanezca y hasta desaparezca. Son 46 años de amistad forjada en el calor del frío madrileño allá… en las rotondas, aulas, plaza de armas, pista y demás instalaciones de nuestra inmarcesible ESUFA**. No, no esperemos para reunirnos en un hospital entorno a las anunciadas o repentinas calamidades sanitarias de alguno de nosotros, o en un velorio, como ha pasado y cada vez más seguido. Encontrémonos de cuando en vez so pretexto de nada y sin agenda. Abracémonos en vida ahora que podemos, así nos toque coger la Vía Alterna al Paraíso 4×4… bonita vereda esta que nos trajo a la idílica finca de Eliseo y su amada esposa Maritza a disfrutar de sus paisajes y celebrar nuestro cuadragésimo sexto aniversario de habernos topado en el sinuoso camino de la vida.

Vía Alterna al Paraíso 4x4
Camino al paraíso, foto cortesía de Luis F. Sierra

Palabras leídas por Jorge Eduardo Bustos
celebración de los cuarentaiséis años de los Aeroamigos 52-22
13 de abril de 2024, Mesitas del Colegio, Colombia

* CATAM: Comando Aéreo de Transporte Militar,
** ESUFA: Escuela Andrés M. Díaz, Fuerza Aérea de Colombia.

- Advertisement -

Más para leer

- Advertisement -

Reciente