Sin padre

2019-06-30T23:26:57+00:00

Este relato es mera ficción, aunque parezca sacado de la realidad.             Como lo hacía todos los días, ese lunes 17 de junio ingresé al gimnasio pasadas las cinco