El tiempo ha sido siempre una de las herramientas más importantes para el ser humano, pues gracias a su medición los hombres han podido desarrollar el conocimiento sobre los mejores días de cosecha, siembra y otras actividades para la supervivencia. En la antigüedad los mexicas contaban el tiempo con dos calendarios diferentes, el primero de ellos era el calendario agrícola, o Xiuhpohualli, con una duración de 365 días. Este calendario se dividía en 18 meses, metztli, de 20 días cada uno teniendo semanas de 5 días. Los 5 días faltantes del año eran los nemonteni (días vacíos) dedicados al ayuno y la abstinencia. Por otro lado el segundo calendario,  Tonalpohualli, era un calendario místico con una duración de 260 días con semanas de 13 días a las que le correspondía a uno de los 20 signos de los dioses. Ambos calendarios se conjugaban en un ciclo de 52 años llamado Xiuhmolpilli y la combinación de 13 ciclos, 676 años, eran llamados “Soles”. Los aztecas creían que las fechas del Tonalpohualli interferían para bien o para mal en la vida de los hombres.

Espera más de Conexión Cultural en Revista Latina NC.

INSTAGRAM: @conexion_cultural
FACEBOOK: conexionculturalmexico
YouTube: Conexión Cultural México
PÁGINA WEB: www.conexionculturalmex.com

#revistalatinanc #conexioncultural  #conexionculturalmexico #animalesenpeligrodeextincion #cultura #culturamexicana #mexicanosenelextranjero

Sharing is caring!