Memorial Day: día de los millones de caídos

Sharing is caring!

Hechos y opiniones hilvanados por Pepe Caudillo

Resulta curioso que el país más poderoso del mundo dedique el último lunes del mes de mayo a los muertos en guerra y que no dedique un día a los niños o a los jóvenes.

Honestamente me gusta más decir Memorial Day que Día de los Caídos o Día de la Recordación. ¿A quién le gusta que se la recuerden?

En 1966, el presidente Lyndon Johnson declaró, Waterloo, Nueva York el lugar de nacimiento del Memorial Day. En 1971, Nixon, lo designa día festivo, oficial, federal.

El antecedente del Memorial Day fue el Decoration Day.

Durante el Día de la Ornamentación (decoration) se arreglaban, decoraban, enfloraban, embellecían, ataviaban, ornamentaban las tumbas de los soldados que pasaron a mejor vida durante la Guerra Civil, la cual oficialmente, concluyó en 1865.

No todos los castrenses que participaron en aquella guerra civil murieron en combate; algunos pelados murieron por accidente, por enfermedades o de hambre.

Según battlefields.org durante la Guerra Civil, 1861-1865, murieron 620,000 soldados. Una tumba para cada uno: buen negocio el de las tumbas. A quienes mueren durante un combate se les considera héroes, en los medios sociales y en la vida real también.

El Memorial Day, en general, es un día de tristeza o, de orgullo o, de nostalgia o, de un alto sentimiento patriótico o, que actúa como recordatorio de que los soldados merecen más honores que los niños.

No es adecuado decir “Happy Memorial Day”. No se puede tener un Memorial Day feliz o, por respeto (lo poco que nos quede), no debe ser tomado como fuente de felicidad. Se pueden tener ventas especiales en los centros comerciales. Se pueden hacer parrilladas con hamburguesas y, hotdogs y, bisteces y, salamis y, chorizos en los patios, en los parques, en los lagos, en el campo o dónde se nos de la gana. La parrillada puede ir acompañada de cerveza, vino, licor, drogas, opioides y, desde luego, música pero sin olvidar el despliegue de una noble actitud de respeto y lamentación por los muertos en combate. 

El Memorial Day ha puesto su granito de arena en el desarrollo de la industria de las parrillas.

Entonces, los guerreros muertos en combate son considerados héroes. Esta actitud post-guerra civil marca un paralelo innegable con la mentalidad mesoamericana. Y con otras civilizaciones. Piénsese, para no ir muy lejos, en los romanos y los griegos.

Los mesoamericanos (aztecas, otomíes, chichimecas, mayas, tarascos, zapotecas, olmecas, etc.), pensaban que los muertos en combate se iban al honroso paraíso solar llamado Tonatiuhichan o Ilhuicatl-Tonatiuh. Tal era el destino post-mortem, de aquellos valientes que sacrificaban sus vidas no solo para renovar el ciclo vital sino para proteger a sus familias y, morían durante el combate o, eran sacrificados en el altar de alguna deidad.

El siglo XX fue abominable. Ha sido el peor de todos: dos guerras mundiales, nazis, bomba atómica, entre otras abominaciones. Las muchas guerras devastaron cuerpos, almas y corazones. El Memorial Day, acaso pueda ser visto como una invitación tácita a evitar la guerra o, quizá lo podamos tomar para aplicar la frase de Lennon: “haz el amor, no la guerra”.

Contacte al autor: pepenewsnc@gmail.com

“Memorial Day en el Centro de Raleigh, NC. 2015”. Foto: Archivo Pepe Caudillo.

#revistalatinanc #hechosyopiniones #pepecaudillo #hechosyopinionesporPepeCaudillo #escritorlatino #escritormexicano

Load More Posts
2019-07-01T03:30:15+00:00

About the Author:

En esta ocasión presentamos en nuestras filas de colaboradores al escritor y artista Pepe Caudillo. Pepe (Ciudad de México, 1965), ha vivido en la ciudad de Raleigh, NC durante 21 años. En sus trabajos literarios se distinguen el cuento corto, la reseña literaria y, de manera más pronunciada el género periodístico. Desde 1999 ha trabajado, colaborado y voluntariado en diversos periódicos y estaciones de radio locales y nacionales, haciendo entregas de lo que se conoce como periodismo comunitario. Pepe mantiene su blog literario en www.pepestation.com y una página en Facebook dedicada a la ortografía: Español, punto y aparte. Como artista ha dedicado incontables horas a la pintura y a la fotografía. En esta ocasión Pepe Caudillo, nos manda una vibrante reseña de “Una novela criminal”, libro escrito por el mexicano Jorge Volpi. Pepe continuará enviando sus contribuciones con textos relativos a la política pública de Carolina del Norte: impuestos, propuestas y aprobaciones de leyes, ingresos municipales, elecciones, sistema judicial, y la actividad que se desprenda a partir de las actuaciones del gobernador estatal en turno. ¡Bienvenido Pepe Caudillo!
shares